Artículos

CAT(ástrofe)S a la vista.

Cats es lo peor que le ha pasado a los gatos desde los perros, afirma un periodista, en lo que parece ser el Battle Royale más sanguinario que se ha vivido en la crítica cinematográfica. Hasta la polémica Star Wars: El Ascenso de Skywalker ha quedado relegada a un segundo plano ante tanta mala baba. Y no es para menos. ¿Qué hacer cuando tu contrincante es tan desconcertantemente bizarro y carente del sentido del rídiculo? Puedes vencer en la taquilla, sí; pero la historia se reservará un lugar para los otros. No todas las generaciones tienen la fortuna de presenciar en una sala de cine productos como Batman & Robin (Joel Schumacher, 1997), Battlefield Earth (Roger Christian, 2000) o Dragon Ball Evolution (James Wong, 2009). Y nosotros estamos a punto de presenciar este nuevo hito en España, a partir de mañana, 25 de diciembre.

Contextualizemos. Cats es un musical ideado por el compositor Andrew Lloyd, quien tomó nota de los poemas Old Possum’s Book of Practical Cats de T.S. Eliot, para narrar la noche en la que unos gatos decidirán cual de ellos renacerá en una nueva existencia. Su estreno tuvo lugar en 1981 y, un año después, debutó en Broadway. Desde entonces, el musical ha alcanzado unas cotas de éxito espectaculares. Por ello, resulta extraño la tardanza con la que ha llegado su adaptación cinematográfica. De la mano del oscarizado y experimentado Tom Hooper (Los Miserables), llega un film conformado por un reparto de lujo: Idris Elba, Ian Mckellen, Judi Dench, Jennifer Hudson… Digan un nombre estelar y probablemente ahí lo encontrarán.

Fue en junio de 2019 cuando apareció el primer tráiler de la película, provocando una negativa reacción unánime. Lejos de recurrir al concepto camp, en la línea del musical, la película abogaba por la imagen real mezclada con CGI, algo que descontentó a las audiencias. Hasta el valle inquietante (término que hace referencia a las réplicas humanas que causan aversión en el espectador) se hubiera sentido más aceptado que esto. Con rapidez, Tom Hooper se sintió sorprendido y despreocupado a la vez, ante las reacciones, alegando que los efectos especiales aún estaban en desarrollo y que tenían tiempo para perfeccionarlos. Sin embargo, esto sólo era una mera demostración de lo que aún estaba por venir.

Los meses pasan y la crítica comienza a acariciar la fecha de estreno en USA, 20 de diciembre, con los primeros pases de prensa. Apenas han podido asimilar lo visto cuando internet se vuelve loco. Me queman los ojos. Oh, Dios. Mis ojos, comenta Ty Burr del Boston Globe. Alan Corr de RTÉ (Ireland) aclara que lo primero, siendo honesto, no me gustan los gatos. Lo segundo, después de ver esta mortificante adaptación cinematográfica del musical de Cats de Andrew Lloyd Webber, no estoy tan seguro de que me guste el cine ya. Cada nueva crítica parece deshuesar el film hasta la nada. He sentido la luz interior desvanecerse en mí, dice Hannah Woodhead de Little White. Incluso David Rooney, crítico en The Hollywood Reporter, se abalanza contra el film para gestar la misma broma a la que nos referimos en el titular del artículo con un Cat-astrófica.

La retahila continúa hasta el infinito. Imagínense, tendencia en Twitter. Todo tipo de reacciones. Y demasiado miedo por parte del estudio ante las reacciones iniciales hacia una película de $95,000,000 millones cuya aspiración era llegar a los Oscars. Aunque la audiencia es más permisiva (con un 58% en contra del 17% de puntuación por parte de la crítica en Rotten Tomatoes), sus $6,500,000 millones recaudados durante su primer fin de semana en taquilla, lejos de los pobres pero esperados $16,000,000 millones que se preveían conseguir, apuntan a ser uno de los grandes fiascos del 2019, incluso cuando estamos llegando a su fin. Tampoco ayuda la noticia de que Universal vaya a enviar una nueva versión de la película a las salas de cine con unos efectos especiales más pulidos. Recordemos que Cats es una de las preseleccionadas a Mejores Efectos Especiales en la carrera de los Oscars, a pesar de estropicios como el siguiente…

Pillada con las manos en… ¿el pelaje?

La última nueva polémica hace referencia a unas declaraciones de la actriz, Judi Dench (que hasta ahora nadie es capaz de descifrar si hay un tono irónico en sus palabras), al afirmar que su personaje en la película es transgénero. Trans Deuteronomy, dice, cuando habla de un papel originalmente interpretado por un hombre en el musical. Unas declaraciones que le hacen un flaco favor al film. En cambio, nosotros no podemos resistirnos a visionar un proyecto que, desgraciadamente, acabará decapitando algunas carreras.

Pero, ya sabe, la curiosidad mató al gato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s